Beber agua ayuda a las personas mayores a mantenerse mentalmente activas.

Publicado en: Blog | 0

Según un estudio reciente llevada a cabo por investigadores con sede en Nueva Inglaterra (EEUU), las personas de mayor edad deberían beber más agua para obtener todos los beneficios cognitivos del ejercicio. En él se indaga a cerca de la asociación entre el estado de hidratación antes del ejercicio y la mejora de la cognición por el ejercicio realizado.

La investigación se presentará este domingo en la Sociedad Americana de Fisiología (APS) en Experimental Biology 2018, que se celebra en San Diego como cada año.

Se ha demostrado que la falta de hidratación está relacionada con el rendimiento del ejercicio y la función cerebral en los jóvenes, pero poco se sabe sobre su impacto en la población de edad más avanzada.

“Los adultos de mediana edad y mayores, a menudo muestran una peor percepción de la sed, lo que los pone en riesgo de deshidratación y posteriormente puede reducir los beneficios del ejercicio relacionados con la salud cognitiva” declaran los investigadores.

Los especialistas reunieron a un grupo de ciclistas con un promedio de edad de entre 55 años, con el objetivo de participar en un gran evento de ciclismo a altas temperaturas y poder realizar así, una prueba ejecutiva conocida como “test del trazo” (test neuropsicológico utilizado para valorar diversas funciones cognitivas, entre ellas atención, velocidad psicomotora, y flexibilidad cognitiva).

Se determinó que el ejercicio mejora la salud intelectual, incluida la función ejecutiva (función que incluye las habilidades necesarias para planear, enfocar recordad y realizar varias tareas a la vez).

Además, el equipo de investigadores analizó la orina de los voluntarios antes de realizar ejercicio y los dividió en dos grupos según su estado de hidratación: hidratación normal y deshidratación. Los hidratados de forma normal mostraron una mejora destacable en el tiempo de finalización de la prueba de fabricación de senderos después del ciclismo en comparación con su prueba de pre-ciclismo.

Sin embargo, aunque el grupo de deshidratación también completó la prueba posterior al ciclismo, la reducción del tiempo no fue significativa. “Esto sugiere que los adultos mayores deberían adoptar comportamientos adecuados de ingesta de agua para reducir la fatiga cognitiva y potencialmente mejora los beneficios cognitivos de la participación regular del ejercicio” afirman los investigadores.

El doctor Brandon Yates, del Spaulding Rehabilitation Hospital en Estados Unidos, presentará la exposición “La deshidratación afecta la tarea de la función ejecutiva en adultos de mediana y mayor edad después del ejercicio de resistencia” este domingo en San Diego (EEUU).

Dejar un comentario