¿Qué debemos comer y beber para prevenir un golpe de calor?

Publicado en: Blog | 0

Cierto es que el mes de Agosto ya quedó atrás, pero si hay algo que todavía prevalece día tras día durante este mes de Septiembre son las altas temperaturas que, sin darnos cuenta, pueden suponer un gran peligro para nuestra salud por la posibilidad de sufrir un golpe de calor. De ahí que resulte indispensable controlar qué comemos y bebemos durante estos días.

El nutricionista Roberto Oliver, gerente de Nutritrain Clinic (clínica de nutrición, deporte y bienestar) enumera una serie de consejos en cuanto a la buena hidratación y alimentación que han de ser tenidos en cuenta. “Sin lugar a dudas, existen algunos alimentos como las verduras y frutas muy acuosas como pueden ser la sandía, el melón, la piña etc, que son altamente recomendables para estos días de calor”. “En cuanto a la hidratación, una de las opciones puede ser el agua de coco, sin azúcares añadidos pero con grandes propiedades en sales minerales. También son fuentes de hidratación el gazpacho el salmorejo, junto con agua natural de la verdura y platos frescos que aporten antioxidantes” añade.

 

Si miramos a nuestro alrededor, encontraremos personas que deben estar especialmente en alerta durante estos meses. Roberto habla de deportistas, personas de la tercera edad, niños y mujeres embarazas por distintas razones: “los deportistas que corren pueden calcular mal su dosis de agua e hidratación de sales minerales y confiarse, por lo que es recomendable que lleve algún medio de trasporte de agua para que siempre les acompañe ante un golpe de calor o un chaleco o bandolera con alguna pieza de fruta”.

En cuanto a las personas de la tercera edad, añade que “con los años se pierde el mecanismo de la sed. Se deja de sentir esa necesidad. Por eso es aconsejable que las personas que estén al cargo se pongan alarmas en el móvil para recordarles que consuman agua con regularidad”.

Por lo que respecta a los niños, ahora con el buen tiempo suelen distraerse jugando y bañándose en la playa o piscina, por lo que es muy importante no olvidarse de que beban. “No sienten la sed y pueden sufrir un golpe de calor de un minuto a otro, por lo que también es necesario que consuman frutas y verduras y que se hidraten bien” remarca el nutricionista.

Más atentas tienen que estar las mujeres embarazadas, ya que cualquier golpe de calor puede poner en riesgo el embarazo, sobre todo si se produce durante el período de gestación y desarrollo del bebé, por lo que deben evitar lugares donde estén expuestas a altas temperaturas y consumir frutas, verduras y muchísima agua” hace hincapié el especialista.

Dejar un comentario